Biografía
 Su muerte
 Su Cine
 Sus Películas
 Su Teatro
 Sus Obras
 Sus Discos
 Sus Libros
 Sus Premios
 In Memoriam
 Agradecimiento
 Álbum de fotos

 Programas de mano

 Colaboraciones

 Críticas y Entrevistas

 
  PACO MARTINEZ SORIA
UN HOMBRE DEL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO
Fiestas de la Blanca, Agosto 1975

A Paco Martínez Soria, yo diría que incluso por encima de su profesión de actor, lo que le distingue sobre todas las cosas es su humanidad. El ser un hombre horizontal, un hombre, que como le gusta decir y repetir, viene “del pueblo y trabaja para el pueblo” y que su única ilusión es seguir siendo el niño que “por accidente”, nació en Tarazona pero le hubiera gustado nacer en todos los rincones de España donde le han recibido con cariño. Y Don Paco, dejando a parte su popularidad, los aplausos que a diario recibe en el Teatro Principal, se sentó ayer junto a nosotros para conversar sin prisas sobre sus “cosas”, como si en verdad fuéramos unos amigos a los que no había visto en mucho tiempo.

Le presento a Jovi, un dibujante de excepción que quiere hacer su caricatura

Me chiflan las caricaturas, pero al natural todos me dicen que soy un tío difícil, que soy el hombre de las mil caras. Les resulta más fácil cuando estoy “disfrazado” de un personaje con sombrero.

¿Como va el éxito que esta teniendo “¡Que se deja usted el paraguas!” pese al calor que hace en la sala?

Bien. Lo del calor el primero en sentirlo soy yo, que tengo todo el escenario lleno de voltios. En cada representación dejo uno o dos kilos sobre las tablas, que luego, como es ley de vida, lo recupero a base de agua mineral.

Dígame, Don Paco, cómo usted, que ha triunfado como el que más en el cine, en el teatro, no hace televisión ¿no le gusta o es que no le han llamado?

La realidad es que no me queda tiempo. Yo no he sido hombre que pueda hacer dos cosas a la vez. Me gusta hacer una cosa, pero bien. Porque creo además que todavía no se ha hecho lo que se dice muy bien el genero cómico en la televisión. Luego pesa sobre mí la primera experiencia.

¿Cuándo fue eso?

Cuando en televisión todavía no había video y había que salir directamente al aire. Fue con la comedia “El viaje de Monsieur Perichon “, que dirigió Cayetano Luca de Tena. Aquello fue una heroicidad y salió bien, solo bien, de milagro. Desde entonces me dije que no volvería a televisión hasta que no me dejaran hacer las cosas a mi gusto.

Usted es multimillonario en aplausos ¿es multimillonario en dinero?

Te voy a decir algo muy serio: he devuelto al teatro todo lo que he ganado en el. Pero de multimillonario nada. Soy millonario a secas. Vivo bien y he conseguido para mi familia bienestar y comodidad.

¿y como juzga toda esta civilización del progreso y desarrollo que ha transcurrido a lo largo de su vida?

En teatro, que es lo que me concierne, yo volvería un poco la vista atrás. No se puede despreciar el pasado. Las escuelas de arte dramático, de las que nunca he sido muy defensor, si antes no hay prueba de una vocación, pueden estar bien, pero creo que hay que volver a aquel teatro popular que florecía en cualquier rincón de España, promocionándolo y atentándolo desde arriba, desde la administración.

En resumidas cuentas que la institucionalización académica del actor esta siendo poco propicia para el desarrollo del teatro en España.

Digamos que esta perdiendo su carácter popular y ello esta dando más que motivos para que se pierdan un buen numero de genios que ya habían nacido para el teatro.

Usted puede ser un ejemplo del actor que nace.

Mire, yo soy actor en contra de mi familia. Mi padre me solía decir: “trabajar tienes que hacer y no meterte en el teatro”. Me costo lo mío convencerles. Y mucha entrega y horas de trabajo el llegar a lo que ahora soy aunque sigo considerándome cada vez que subo a un escenario un obrero.

Jovi ha terminado la caricatura. Se la enseña a Paco Martínez Soria

¡Castañuelas! Esto es extraordinario. Para que luego diga mi amigo Ugalde que mi frente es difícil. Le felicito.

Ya solo le quedan a usted novecientas noventa y nueve caras. Paco, y hablando de caras. ¿Cuál ha sido su cruz en la vida?

Yo no tengo cruces. Y en esto tengo que estar agradecido a Dios y por supuesto le doy gracias todos los días porque me ha dado todo lo que soy. Por darme, me ha dado hasta que mi único hijo se hiciera sacerdote. Al principio yo regañé un poco; pero luego no cabía de contento.

¿Cual es su opinión del momento actual por el que atraviesa nuestro país?

¡Ay, ay! Yo no soy político, ni creo que tan siquiera tengo una opinión. Mi única opinión es que el pueblo viva en paz. Para mi eso es lo más grande.

De lo que no cabe la menor duda, es que Paco Martínez Soria vive en paz consigo mismo y con los demás.

 

 

Foro - Libro de Visitas - donpacomartinezsoria@gmail.com